Select Page

Últimamente paso mucho más tiempo del que me gustaría pensando en solucionar problemas. Hacer realidad una idea, un proyecto, implica usar toda nuestra creatividad en la resolución de conflictos.

Problemas que además no se me habrían ocurrido jamás.

Siempre te dicen que los asuntos burocráticos son lentos, que el papeleo es inacabable, que los días se te escapan de las manos esperando contestaciones, y cuando te toca vivirlo en primera persona es un poco desesperante.

Pero también acabas aprendiendo que los errores nos ayudan a afrontar mejor y más sabiamente los problemas futuros .

Y en estas nos encontramos ahora en La Casa Arcoíris.

La verdad es que aunque aún no hayamos empezado nuestra actividad de cara al público, hace mucho que estamos muy muy activas en los asuntos internos de la creación de una ilusión. Hay cosas muy bonitas, momentos de ánimo, de subidón, de risas. Charlas interminables hasta altas horas de la noche.

Y hay momentos en los que sale lo peor de ti y te dan ganas de cometer crímenes y hacer que parezcan accidentes.

Lo mejor que me estoy encontrando es que estoy rodeada de un equipo increíble. Que pase lo que pase tengo mucha gente implicada a la que contarle las cosas y simplemente con eso el día mejora un montón.

Y que da igual qué clase de obstáculo se nos ponga por delante porque, que se entere todo el mundo:

¡¡ SOMOS IMPARABLES !!